Calcular el precio sin IVA

(Ver ejemplo)
ID Base IVA Cuota Importe
0 0,00 € 0% 0.00 € 0,00 €
%
números redondos
ID Base IVA Cuota Importe
0 0,00 € 0 % 0,00 € 0,00 €
numeros reales
ID Base IVA Cuota Importe
0 0,0000 € 0,0000% 0,0000 € 0,0000 €
Como quitar el IVA mediante algunos ejemplos ilustrativos, claros y sencillos

Es muy importante que todos sepamos cómo calcular el IVA

Para aprender cómo calcular el IVA, basta con utilizar unas fórmulas que, dicho sea de paso, son sencillas. Para saber, por ejemplo, cual es el precio de un producto o servicio sin IVA o, lo que es lo mismo, el valor de un producto o servicio sin el incremento de este impuesto, es preciso recurrir a los números reales.

Aclaremos, eso sí, que en términos matemáticos los números reales incluyen a los números racionales pero, también, a los irracionales. Ahora, desde otra perspectiva, a la cual aludiremos en otra publicación sobre el mismo tema, los números reales incluyen, además, a los números algebraicos y a los trascendentales.

Ahora, para aprender a calcular el IVA, es casi que imprescindible recurrir a los ejemplos, en vista de que, con la sola explicación teórica, sería algo complejo que quienes no están dedicados a las actividades contables, puedan entenderlo con rapidez y, lo que es más importante aún, con claridad.

Calcular IVA mediante algunos ejemplos ilustrativos, claros y sencillos

Como primer ejemplo, tenemos que se ha pagado por un horno microondas la suma de 190,50 euros. Este precio incluye el 21% de IVA establecido para este producto, por lo que cabe la pregunta: ¿Cuál es el precio sin IVA? Es más sencillo de lo que, en principio, parece: basta con dividir 21% (que es el porcentaje-monto del IVA) entre 100%. Esta operación arroja un resultado de 0,21, a lo que le debemos sumar 1 = 1,21.

Luego, procedemos a dividir 190,50 (el precio del horno microondas en euros) entre 1.21, lo que nos arroja el resultado de 157,44, por lo que este es el precio del horno sin que estemos incluyendo el IVA. Se trata de una operación bastante sencilla y no es para que nos compliquemos al momento de saber como calcular IVA.

precio sin IVA =
21% / 100%
= 0,21
precio sin IVA = 1 + 0,21 = 1,21
precio sin IVA =
190,50€ / 1,21
= 157,44€
precio sin IVA = 157,44€

Ejemplo 2:

He pagado 687,00€ por una televisor Samsung. El precio incluye 4% de impuesto. ¿Cuál es el precio sin impuesto?
precio sin IVA =
4% / 100%
= (1 + 0,04) =
687,00€ / 1,04
= 660,58€

Ejemplo 3:

Por una lavadora se han pagado 417,00€. Si la lavadora tiene un impuesto del 18%, ¿Cuál es el precio sin impuesto?
precio sin IVA =
18% / 100%
= (1 + 0,18) =
417,00€ / 1,18
= 353.39€

La importancia de los porcentajes en materia de IVA

Desde el punto de vista matemático, los porcentajes en materia de IVA, se constituyen en el factor fundamental a la hora de cualquier cálculo. Lo anterior, por cuanto este impuesto no es jamás una cuantía fija sino, más bien, una porción del precio de cada producto o servicio.

Así, por ejemplo, ningún gobierno ni parlamento del mundo podrá determinar nunca que "el IVA de todos los vehículos será de 150.00 euros", para situar un ejemplo en beneficio del fácil entendimiento por parte de los lectores. Una situación como esta, sería impensable y ridícula, por cuanto existen vehículos de 1.200 euros como es el caso, por ejemplo, de las motos de gama media.

Los porcentajes en materia de IVA son imprescindibles por la enorme variedad de precios de productos y servicios

De la misma manera, existen también vehículos automotores de altísima gama o, bien, de altísimo precio (sin ser, necesariamente, de alta gama), como es el caso de los Ferrari, algunos Mercedes Benz, algunos BMW y los Porsche, para solo situar algunos ejemplos. O, como es el caso también, de los tracto-camiones que, en sentido estricto, no son considerados de alta gama pero, eso sí, de un alto (o altísimo) precio.

Así las cosas, sería un verdadero exabrupto establecer el mismo IVA de 150.00 euros para las motos y para un Ferrari o, bien, para un tracto-camión de siete ejes, porque los precios entre estos dos vehículos son enormemente diferentes, como diferentes son sus tamaños, sus especificaciones, su calidad, sus marcas y demás.

Veamos, entonces, el ejemplo, para decir que el 18% (el porcentaje del IVA para ese artículo en particular) del precio de un producto como puede ser caso de un sofá de 250.00 euros, equivale a 45.00 euros. Es bastante sencillo trabajar con los porcentajes en materia de IVA.

Menú principal